domingo, diciembre 06, 2015

922 - Rey por un mínuto.

Mientras limpiaba la sala real, el mayordomo, al ver que estaba solo, se sentó en el trono y se puso la corona para ver que sentía ser rey.

Al principio, sintió que la corona se veía bien sobre su cabeza y que el trono era muy confortable y cómodo; sin embargo, unos segundos más tardes, al recordar todas las responsabilidades y deberes que sobrecaían sobre los hombros del rey, empezó a sentir cómo el asiento del trono se endurecía, tornándose muy incómodo, y que la corona pesaba tanto que le estaba provocando dolor de cuello.

Un minuto más tarde, el mayordomo se paró, rápidamente, del trono, se quitó la corona, la puso en su lugar y siguió limpiando la sala real, dejándola más reluciente que nunca.

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario