lunes, junio 08, 2015

851 - El pozo de los deseos.

Sir Helder Amos | lunes, junio 08, 2015 | |
Hace mucho tiempo, en la parte más profunda de un bosque, había un pequeño claro donde estaba un pozo mágico que cumplia tres deseos. 

Un día un joven audaz, educado y bien vestido, que estaba perdido en el bosque, se encontró con el pozo, y cuando se acercó para sacar un poco de agua para beber, se sorprendió al escuchar una voz, que provenía del pozo, decir: 

- Por una moneda te concedo tres deseos. 

El joven, vaciando sus bolsillos, encontró una moneda y sin perder ni un segundo la tiró al pozo. 

- ¿Cuál es tu primer deseo? 

- Inteligencia - dijo el joven - quisiera tener mucha inteligencia y saberlo todo. 

- Concedido, ¿Cuál es tu segundo deseo?

- Tener manos creadoras - deseó el joven - quisiera tener manos capaces de crear cualquier cosa. 

- Concedido, ¿Cuál es tu tercer, y último, deseo?

- Tener el poder de dar vida - pidió el joven - quisiera tener el poder de darle vida a todas mis creaciones. 

- Concedido.

El joven, al tener el don de la inteligencia, encontró el camino de regreso a casa y se fue del bosque. 

Un año más tarde, el  mismo joven, pero pálido, ojeroso y con un aspecto desaliñado, regresó a donde estaba el pozo, llevando una gran caja de cartón de la cual provenía algunos sonidos que parecían llantos, suplicas y quejas. 

Acercándose al pozo, el joven, esperó un poco, en silencio, luego un rato más, y después, perdiendo la paciencia,  lanzó la caja de cartón dentro del pozo; y vaciando sus bolsillos, sacó una pequeña daga, que utilizó, cómo pudo, para cortarse ambas manos, qué luego lanzó, tambien, dentro del pozo, antes de regresar a casa con una sonrisa agridulce en los labios.

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario