martes, abril 30, 2013

676 - Noche de Walpurgis.

Sir Helder Amos | martes, abril 30, 2013 |
- ¡Niñas, apúrense que vamos a llegar tarde! - apremió la bruja a sus pequeñas desde la puerta de su casa de chocolate.

Fin.

martes, abril 23, 2013

674 - La loba.

Sir Helder Amos | martes, abril 23, 2013 |
En la habítación Nro. 16 del motel más barato:

- ¡Augh! ¿Qué haces? - le pregunté.
- Marcando mi territorio - Me susurró al oido y siguió mordiendome  y besándome más fuerte en el cuello hasta que me dejó chupetón.

Fin.

lunes, abril 08, 2013

670 - El cielo en los tiempos modernos.

Sir Helder Amos | lunes, abril 08, 2013 |
Desde que San Pedro se compró un computador, las filas para entrar al cielo ahora son más cortas, porque con tan solo dar un Click, San Pedro puede ver el historial de internet de las almas que aspiran entrar al cielo y mandarlas al infierno.

Fin.

viernes, abril 05, 2013

668 - En tiempos de guerra.

Sir Helder Amos | viernes, abril 05, 2013 |
"¡Jajajajaja!" Se escuchó una carcajada a lo lejos, y todo el mundo se sorprendió de que todavía quedara alguien que pudiera reírse a pesar de todo por lo que estaban pasando.

Fin.

miércoles, abril 03, 2013

667 - Descanso eterno.

Sir Helder Amos | miércoles, abril 03, 2013 |
Él: Estoy muy cansado, cariño, voy a descansar un poco antes de cenar, me avisas cuando esté lista la cena, ¿si?
Ella: Está bien, amor, yo te aviso.

...

Ella: ¡Amor, ya está lista la cena!
Ella: Amor...
Ella: ¡¡¡ Amor, qué ya está lista la cena!!!
Ella: ¿Amor?
Ella: ¡¿Amor...?!
Ella: ¡Amor, despierta, ya esta lista la cena!
Ella: ¡¡¡AMOR!!!
Ella: ¡¡¡AMOR... No... Amor... ¿Por qué?..!!!

Fin.

lunes, abril 01, 2013

666 - La bestia.

Sir Helder Amos | lunes, abril 01, 2013 |
Había una vez un pueblo que vivía aterrado por una terrible bestia, que se ocultaba en una cueva de una de las montañas cercanas.

Un día, un joven valiente decidió ir a matar a la bestia; pero, cuando entró en la cueva en la que ella vivía, no encontró nada más que una cabra blanca durmiendo profundamente y, preocupado por que la bestia matara al pobre animal cuando regresara a su guarida, el joven decidió llevársela consigo al pueblo.

Esa noche, la bestia atacó al pueblo y mató sanguinariamente a todos sus habitantes, menos al joven, quien, cuando despertó al día siguiente, encontró a la cabra blanca toda llena de sangre durmiendo profundamente a su lado.

Fin.