sábado, diciembre 29, 2012

641 - El monstruo del armario.

Sir Helder Amos | sábado, diciembre 29, 2012 |
- ¡AAAAAAHHHHHHHG! - gritó aterrado cuando abrió la puerta de su armario.

Fin.

miércoles, diciembre 26, 2012

640 - La obra de teatro perfecta.

Sir Helder Amos | miércoles, diciembre 26, 2012 |
Escribió una obra de teatro donde mataba a su enemigo envenenándolo con una copa de vino, y el día del gran estreno de la obra, cuando su enemigo cayó muerto en medio del escenario, todo el mundo, sin sospechar nada del crimen que se había cometido en frente de sus ojos, lo ovacionó de pie por lo buena que había sido la obra.

Fin.

viernes, diciembre 14, 2012

637 - Cables telefónicos.

Sir Helder Amos | viernes, diciembre 14, 2012 |
- ¡BERNARDO, BAJA AQUÍ AHORA MISMO!
- Ya voy mamá, estoy probando algo...

Y sacando su navaja de explorador, cortó el cable de teléfono y se metió un extremo al oído...

Fin.

miércoles, diciembre 12, 2012

636 - El mantel de cuadros.

Sir Helder Amos | miércoles, diciembre 12, 2012 |
Al ver que se acercaba el humano con el mantel de cuadros en las manos a lo lejos, todas las sillas se estremecieron, porque sabían que les esperaba una larga y aburrida velada, escuchando las quejas y lloriqueos de la mesa  diciendo lo gorda y fea que se veía con el mantel de cuadros puesto.

Fin.

miércoles, diciembre 05, 2012

633 - Un par de meses después del tornado.

Sir Helder Amos | miércoles, diciembre 05, 2012 |
- ¡Está lloviendo leche, está lloviendo leche! - gritó un niño de la aldea.

Y rápidamente todos los aldeanos salieron corrienndo de sus casas, sacando sus contenedores de leche para que se llenaran con la lluvía, y mientras esperaban,  se paraban con la boca abierta mirando al cielo para probar el delicioso sabor de la leche, que ya  habían olvidado porque no habian tenido ni una sola gota del blanco y nutritivo líquido desde que el tornado se llevó volando a todas las vacas de la aldea hace un par de meses.

Fin.

lunes, diciembre 03, 2012

632 - El último suspiro.

Sir Helder Amos | lunes, diciembre 03, 2012 |
Alrededor de su cama en el hospital estaban todos sus familiares y amigos que se habían reunido ese día para celebrar su cumpleaños número 107, a pesar de condición médica; pero lo que debió de ser una velada llena de alegría, se convirtió en una tragedía cuando su cabeza calló inerte sobre el pastel de cumpleaños después de haber apagado de un solo soplo las 107 velas.

Fin.