miércoles, octubre 31, 2012

618 - La casa de la bruja moderna.

Sir Helder Amos | miércoles, octubre 31, 2012 |
Ya que la casita hecha de dulces de la bruja no estaba atrayendo a muchos niños que ella se pudiera comer, ella tuvo que re-inventarse y construyó una casa totalmente nueva hecha de teléfonos inteligentes, computadoras y tablets.

Fin

domingo, octubre 28, 2012

617 - El ogro feminista.

Sir Helder Amos | domingo, octubre 28, 2012 |
Debajo del único puente que había para cruzar el río vivía un ogro, quien, cada vez que veía que una mujer iba a cruzar su puente, salía corriendo para ayudarla; pero cada vez que un hombre intentaba cruzar el puente, el ogro lo ataca y le lanzaba rocas para que ni siquiera se acercara.

Fin.

lunes, octubre 22, 2012

614 - Molestia eterna.

Sir Helder Amos | lunes, octubre 22, 2012 |
Pasó la eternidad estornudando, porque todos los sábados su familia iba a visitarlo al cementerio, y le llevaban un ramo de flores a su tumba sin recordar que él era alergico al polem de las flores.

Fin.

viernes, octubre 19, 2012

613 - El ladron del tiempo

Sir Helder Amos | viernes, octubre 19, 2012 |
"El tiempo es relativo" dijo Albert Einstein, sin saber que el hermano malvado del Padre Tiempo se escabullía por su ventana cada vez que se divertía en su laboratorio, y le robaba el tiempo en frente de su nariz.

Fin.

lunes, octubre 08, 2012

608 - Una cuestion de nombres y mala memoria.

Sir Helder Amos | lunes, octubre 08, 2012 |
Después de varios minutos de charla, me hizo saber que me estaba dirigiendo a ella con un nombre que no era y muerto de pena le pedí disculpas. Seguimos hablando un poco más y nuevamente me volví a equivocar, lo que hizo que ella se marchara enojada, todavía siento pena, pero más pena siento que a pesar de todo, todavía no puedo recordar su nombre verdadero.

Fin.

sábado, octubre 06, 2012

607 - El osito de peluche.

Sir Helder Amos | sábado, octubre 06, 2012 |
Estaba allí, sentado, en el rincón de la cuna, listo para atacar, nadie nunca sospecharía nada de él, porque él era muy tierno y abrazable.

Fin.