viernes, julio 27, 2012

566 - Muriendo de hambre.

A: ¡Muero de hambre!
B: Vamos, resiste un poco, el campamento no puede estar muy lejos, creo que está justo después de esta colina...

GRRRLLLRRRGRRBRRR

B: ¡Wow! ¡Si qué estás hambriento! ¿Eh?
A: Ese sonido no lo hizo mi estomago...

Y cuando voltearon para ver que había producido aquel extraño sonido, vieron a un dinosaurio hambriento que corría a toda velocidad hacía ellos.

Fin.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario