miércoles, junio 13, 2012

523 - El precio de la vida: El victimario.

Cuando era pequeño, mis padres y mis maestros solian decirme que la vida era un regalo de Dios que no tenía precio, que era invalorable; y ahora que he crecido, me he dado cuenta de lo equivocado que ellos estaban, porque ahora con tan solo firmar un cheque de cuatro cifras, puedo tener la vida de cualquier persona que quiera.

FIN.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario