martes, enero 24, 2012

388 - ¡Cariño, ya llegué!

Y al cerrar la puerta tras de sí, sintió un amargo sabor en la boca, no era lo mismo decirlo en español.

FIN.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario