martes, enero 10, 2012

375 - Delirios 41°

Acostado en su cama con un pañito húmedo sobre su frente, oía los rugidos que producía un terrible monstruo, oía como ronroneaba y ladraba y hasta podía ver como la sombra de tal terrible monstruo alcanzaba su ventana.

FIN.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario