viernes, noviembre 18, 2011

322 - Pecados Capitales: Envidia.

Mientras ayudaba a vestir a su Madrastra, le pasaba los vestidos con amargura disimulada y con aquella mirada sombría, deseando ser ella la que estuviera allí parada, esperando que el arsénico hiciera pronto su trabajo para quedarse ella con todo y  finalmente convertirse en la nueva Matrona.

FIN.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario