lunes, agosto 15, 2011

227 - Autodestrucción.

- ¡Tú no quieres a esos humanos que creaste! - culpó el Diablo a Dios durante la cena.
- ¿Por qué dices eso? ¿Acaso se te olvida qué quien los creo fui yo? y te recuerdo, que todo lo que yo creo es perfecto.
- Yo lo dudo, porque cuando los creaste, se te olvido algo.
- ¿Y se puede saber qué se supone que es eso que se me olvido? - Respondió Dios un tanto consternado porque alguien había descubierto una falla en su creación.
- Un botón de autodestrucción - respondió el Diablo.

Dios se quedó en silencio un rato, pensando en lo que había dicho su gran amigo, hasta que descubrió su trampa y luego de lanzar una carcajada le dijo:

- ¡Jajaja! ¿En verdad creíste que te iba a poner las cosas tan fácil? ¿Tú nunca cambiaras? ¿No? ¡Picarón!

El diablo no respondió y solo se limitó a encogerse de hombros y a esbozar una malévola sonrisa.

FIN.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario