miércoles, marzo 23, 2011

082 - Ultraviolencia.

¡Oh sí!

Que bien se sentía golpear vagabundos, robar coches y violar mujeres indefensas; porque, con cada uno de sus gritos pidiendo ayuda, me hacían sentir fuerte y poderoso al tener sus vidas en mis manos como si fuera Dios.

Hasta que me desperté, apagué el televisor en el cual todavía estaban pasando aquella vieja película de Kubrik, y me dí cuenta que seguía siendo el mismo perdedor de siempre.

FIN.

Comparte este Post:

No hay comentarios:

Publicar un comentario